top of page

monika grev

Monika1.jpg

Monika Grev fue una destacada física alemana que centró su trabajo en el desarrollo de tintes naturales y sus efectos curativos durante el siglo XIX. A una edad temprana Monika ya se podía encontrar explorando en sus campos nativos, estudiando las plantas y minerales y haciendo compuestos con ellos, y con la ayuda de su mamá, extrayendo sus colores en pastas y sales concentradas. A medida que crecía, Monika aprendió a leer y escribir con la ayuda del bibliotecario del pueblo, quien también le facilitó libros de botánica y física. Se dice que durante su adolescencia Monika comenzó a desentrañar su don natural de sostener diálogos telepáticos con los reinos mineral y botánico, escuchando sus vibraciones curativas y sus diferentes usos para mejorar diferentes dolencias y el bienestar de las personas a través de compuestos y textiles de colores. Durante este diálogo, el Reino Vegetal instruiría a Monika sobre cómo transferir y combinar estos atributos en tintes de color para luego usarlos en telas, hilos, aguas y sales. A los 21 años, el sótano de Monika se había convertido en su laboratorio y solo la bibliotecaria y algunas otras personas lo sabían. Aquí es donde desarrolló una pasión más profunda por la física y el misticismo. Su pasión y dedicación era tal que cada vez era más difícil vivir en la división entre su vida oculta y social. Era una mujer de aspecto dulce pero de voluntad fuerte, que ejercía su derecho de expresión de una manera extravagante en una época en la que las mujeres solían ser la fuerte sombra de los hombres que formaban la vanguardia de la sociedad. Tenía la convicción de que los humanos habían nacido para vivir vidas extraordinarias haciendo lo que amaban y estaba decidida a continuar con sus prácticas incluso después de numerosas advertencias. No hace falta decir que el poder curativo de los colores que desarrolló hablaba por sí solo y fuera de la norma de aquellos tiempos: rosas oscuros y ardientes, vibrantes verdes esmeralda, ricos y voluptuosos amarillos, misteriosos azules lechosos, nutritivos marrones dorados y texturas que alguna vez evocaron pasión y creatividad. en contacto con los ojos y la piel de las personas. Monika Grev fue ahorcada en el patio del pueblo acusada de brujería.

Nueva York 2012

Concepto, vestuario y dirección: Patricia Buraschi

Fotografía y retoque: Hanna Agar

bottom of page